FARSA ELECTORAL CONVOCADA PARA DICIEMBRE ES MUERTE E INHUMANIDAD

NO ES ÉTICO ARRIESGAR
VIDAS DE MÁS VENEZOLANOS

Estamos en plena fase ascendente de la epidemia provocada por el Covid-19, duplicándose cada 20 días la tasa de infección. No sabemos cuándo alcanzaremos el pico y seguramente habrá rebrotes.
Muchas de las actividades de un cronograma electoral necesariamente implican concentración de personas y, en consecuencia, alta probabilidad de contagio. Recientes comicios en República Dominicana y Ucrania ya confirmaron ese hecho y por ello varios países han diferido los comicios previstos.
Nuestro sistema sanitario no está ni remotamente preparado para atender un crecimiento exponencial de la pandemia, ni tampoco nuestro sistema electoral tiene opciones distintas de la participación presencial. Un evento electoral dentro de 4 meses será como echarle combustible a un incendio.

ENTRE VIVIR Y VOTAR
ELEGIMOS VIVIR

La reciente Encuesta de Condiciones de Vida 2019-2020 (ENCOVI) demostró que las nuestras están entre las peores condiciones de vida del planeta y de la historia nacional: elevada desnutrición, máxima insalubridad, extrema y prolongada hiperinflación, segunda mayor emigración del mundo, servicios públicos ruinosos, educación calamitosa, infraestructura destruida, producción desplomada… en fin, un país catastrófico.
Por elemental humanidad, es prioritario resolver esa deplorable situación de vida de los venezolanos, antes que dilapidar grandes recursos en un proceso que la gran mayoría desaprueba.
Lo racional debe ser acordar soluciones para nuestra gente

SIMULAR ELECCIONES
NO RESUELVE NADA

Los gobiernos democráticos del mundo han condenado la criminalización en nuestro país del derecho a pensar diferente. A la vez, los organismos internacionales han rechazado la violación sistemática de derechos humanos en nuestra patria.
En cambio, quienes desde el Poder Ejecutivo ilegalmente fraguaron sin consenso político la farsa electoral del 6D, junto con quienes manejan inconstitucionalmente dicho proceso desde el Poder Electoral, mienten al decir que los partidos, los candidatos y los ciudadanos contamos con verdaderas garantías electorales.
Ese simulacro que se pretende realizar en diciembre no solo sería antidemocrático, sino letal e inhumano.

TODA VENEZUELA UNIDA
PARA SUPERAR EL DESASTRE

Debemos unirnos firmemente, para exigir la postergación de ese insensato acto electoral, ante las múltiples razones de excepción que aquejan a Venezuela y que exigen enfocarnos en un acuerdo nacional vital, humanitario y democrático.
Exhortamos a la ciudadanía a respaldar las iniciativas que favorezcan el diferimiento de esas elecciones.
Es necesario que los partidos democráticos, sin distinción de tendencias, interpreten y se sumen al sentir de la inmensa mayoría de los venezolanos.

Caracas, 31 de julio de 2020