La ilegitimidad

EFE

Maduro logró ampliar su período el 20 de mayo en un proceso que ha sido calificado como ilegítimo y fraudulento por la Asamblea Nacional de Venezuela, Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y la mayoría de los países de América Latina. El canciller de España, Josep Borrell, alertó: “Maduro ahora y hasta el 10 de enero tiene la legitimidad de unas elecciones que nosotros reconocemos, pero el 10 de enero se le acaba ese mandato, y empieza un mandato en base a unas elecciones que no reconocemos”.

Virtuoso destacó, por su parte, que “ante esa prórroga no legítima de la actual presidencia de la república, la sociedad tiene que defender la Constitución”. El sacerdote jesuita consideró que el Congreso Venezuela Libre se convierte en el instrumento fundamental para exigir respeto a la Carta Magna, que ahora enfrenta la amenaza de ser liquidada de un plumazo por la Asamblea Nacional Constituyente.

“En el corto plazo el Congreso Venezuela Libre tiene una importancia clave y capital: es el lugar donde todos los actores venezolanos podemos encontrarnos para defender el derecho a vivir en democracia, a vivir en libertad y a vivir en justicia. Queremos convocar a todo nuestro pueblo para sentirnos como una gran fuerza, para construir esa sociedad de dignidad y bienestar que solo se puede lograr con democracia, participación y, sobre todo, cambio de las políticas públicas”, enfatizó el rector de la UCAB.

Fuerza en la unión

Ante la disolución, de hecho, de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), el Frente Amplio Venezuela Libre parece abrirse espacio como la principal referencia de la oposición. Pese a sus diferencias públicas, allí convergen Primero Justicia, Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática.

Los analistas subrayan que, a diferencia de la MUD, el Frente Amplio Venezuela Libre trasciende la esfera partidista y acoge en su seno a sindicatos, estudiantes, gremios, empresarios, iglesias y distintas asociaciones civiles. Asimismo, incluye a dirigentes y agrupaciones que respaldaron a la llamada “revolución bolivariana”.

Partiendo de la diversidad y pluralidad, el Congreso Venezuela Libre -convocado por el Frente Amplio- promueve la organización de las fuerzas opositoras y la construcción de abajo hacia arriba de un nuevo proyecto de país. “El hecho aquí no es imponerse, sino escuchar, que nos volvamos a escuchar los venezolanos los unos a los otros”, explicó Gerardo Blyde, coordinador de la comisión organizadora del Congreso Venezuela Libre.

Más de 10.000 ciudadanos se postularon para participar en el Congreso Venezuela Libre, cifra cinco veces superior a la esperada por los promotores. “Queremos construir la paz de Venezuela y la unión sin exclusiones, sin divisiones. Este mensaje es para todos, no solo para quienes están en el lado del Gobierno, sino para quienes dicen estar del lado de la oposición. Estamos aquí para reconstruir la paz y la esperanza del país, no creemos en la desesperanza ni la división”, subrayó Ela Ferris, vocera del Frente de Mujeres.

El Congreso Venezuela Libre estará precedido por una serie de encuentros en todas las regiones del país y estimulará la discusión sobre seis temas: 1) Organización y estructura operativa; 2) Comunicaciones; 3) Estrategia y acciones de lucha; 4) Transición y elecciones; 5) Propuestas de desarrollo nacional y regional; y 6) Organización y estrategia internacional.

“Buscamos fundamentalmente tres grandes productos: soñar el país que queremos, consensuar el país que deseamos y tercero, consensuar las estrategias de lucha para lograrlo y organizarnos para ello. El sujeto clave para lograr esto son todos los venezolanos. Esta es una convocatoria para que nos encontremos, para que profundicemos y acordemos”, acotó el padre Virtuoso.